01 Diciembre 2014

SEXO Vs. GÉNERO

BY:

 

El hombre y la mujer nace con el sexo definido de acuerdo a la biología humana; sin embargo, la sociedad dicta lo que un hombre y una mujer debe ser.

 

Desde pequeños, incluso desde antes de nacer, y a sabiendas del sexo que muestra la criatura en el ultrasonido, ya se predetermina el comportamiento social que éste debe tener, no por ello está demás que en el baby shower si es niña se regalen prendas de color rosa, y si es niño de color azul, incluso, de no saberse el sexo, los colores ideales son el blanco, el amarillo o el verde menta. Hasta los colores marcan el sexo, al igual que los juguetes: soldaditos y carritos para niños, muñecas y trastecitos para niñas. Las niñas con falda y cabello largo, los niños con pantalón y cabello corto. Las normas sociales están establecidas entonces antes de nacer, y cuando la criatura nace automáticamente, por el sexo, pene o vagina, se le asigna el rol que debe tener.

Quiere decir que entonces el hombre y la mujer no se forma, es formado automáticamente por un rol impuesto por la sociedad. En realidad el hombre y la mujer no decide por sí solo el comportamiento social a seguir, prácticamente debe seguir lo que ya está estipulado para cada quien.

 

¿Cuál es la diferencia entre sexo y género?

 

El sexo es lo biológico. La composición física del hombre y la mujer, Hombres-Pene, Mujeres-Vagina.

El género, en cambio, es una construcción ideológica, una forma de pensamiento que el individuo construye de acuerdo a su propia subjetividad.

El sexo es la construcción intrínseca de la vida, el género es la reconstrucción de un SER como un todo.

Difícilmente la gente se detiene a cuestionarse por qué es hombre o mujer, si de acuerdo a lo físico ya está dado como respuesta, pero si se detuviera a pensar en su género, seguramente caería en un rol asumido socialmente por el ser hombre o mujer: el sexo.

El hombre pensará que le pertenece el género masculino, y la mujer que le pertenece el género femenino, entonces surge otro cuestionamiento, si la diferencia sexual (hombre, mujer) está en lo físico, ¿cuál es la diferencia en género femenino, masculino?

 

Patrones socioculturales:

Hombre

Ser fuerte que asume su condición de patriarca, hacedor de normas, le gustan las mujeres, da el apellido a quien bajo su yugo está.

Mujer

Ser débil que asume su condición de abnegada, hacedora de quehaceres domésticos, les gustan los hombres, recibe el apellido que el hombre le imponga.

Bajo estos patrones socioculturales, se asume la condición del hombre y la mujer, bajo un rol meramente machista; sin embargo, la sociedad no se lo cuestiona, lo ve tan normal como lo vive, y asume que el ser femenino implica vestir “curiocita”, con prendas de colores simpáticos, arreglada, con ademanes y movimientos sutiles y delicados, con un lenguaje propio de su condición; mientras que el ser masculino implica vestir como lo desee, siempre y cuando se sienta cómodo, con ademanes toscos, un ser rudo que puede utilizar palabras altisonantes sin miedo a ser criticado.

Cada una de estas aberraciones sociales no definen lo que es el género masculino o femenino, al contrario, siguen teniendo la base sexual del ser hombre o mujer.

 

Analizando la sociedad y la cultura en la que vivimos, se puede establecer pues, que el género depende de una construcción ideológica que va de la mano con aquellos dispositivos sociales de los que depende el hombre y la mujer.

El ser masculino tiende a ser un ser cerrado, hermético, que no suele demostrar sus emociones.

El ser femenino tiende a ser un ser abierto, expuesto, que suele demostrar sus emociones sin miedo a ser juzgado.

De esta lógica es que la sociedad crea dependiente el sexo del género: hombre-masculino, mujer-femenino.

Pero la construcción de género va más allá que un simple seguimiento de normas sociales, el género RECONSTRUYE la condición de hombre y la mujer.

La forma más fácil de poder conocer la construcción de género dependerá en gran medida del uso del lenguaje, es decir, la forma en que las categorías gramaticales son utilizadas en el hombre y la mujer.

 

El hombre bajo una condición masculina tiende a utilizar más los verbos, sobre todo los imperativos, y los adjetivos posesivos en forma directa; incluso lo podemos ver desde la simple pregunta que le hace el hombre a la mujer cuando quiere que ella sea su novia:

-¿Quieres ser MI novia?-

-Quiero ser TU novio-

Mientras que la mujer en su condición femenina tiende a utilizar más los adjetivos y los posesivos en función del otro:

-Me gustaría poder ser tu novia-

-¿Quisieras ser mi novio?-

 

De acuerdo a nuestro contexto y nuestra cultura podrán darse cuenta que por lo general la mujer también tiende a seguir un género masculino cuando es en casa que ella tiene la última palabra:

Hijo: Mamá, ¿puedo salir con mis amigos?

Mamá: No sé, pregúntale a tu padre.

Hijo: Papá, ¿puedo salir con mis amigos?

Papá: ¿qué dice tu madre?

Hijo: que te pregunte a ti

Papá: No sé, lo que diga tu madre.

Y es la madre la que desde un principió decidió si iría con los amigos el hijo o no.

 

En el seno familiar mexicano la mujer tiene su lugar como matriarcado aunque le haga creer al hombre que es el patriarcado lo que impera en su familia. La madre determina los primeros quehaceres del hombre y de la mujer. Es en casa donde se forma la primera construcción de género de acuerdo a estereotipos sociales erróneos.

 

Cuando llega entonces la decisión de aceptar una homosexualidad muchos de estos patrones siguen permaneciendo, y podría asegurar que más del 90% de los hombres homosexuales son machistas, al igual que las mujeres. Basta con observar a su alrededor y darnos cuenta la forma en que actúa uno y otro frente a una relación sentimental. El resto, ese 10% no usual, pertenecería a los que han RECONSTRUIDO su género con base a lo que lo femenino y lo masculino es, y no precisamente con base a una preferencia sexual. La preferencia sexual no determina ni el sexo ni el género, es sólo una preferencia más, así como a un hombre le puede gustar un buen libro, la cerveza, los hombres, el tabaco; al igual a la mujer le puede gustar un buen libro, la cerveza, las mujeres, el tabaco.

Reconstruirse de acuerdo al género es comenzar de cero, tener bien a bien lo que eres como hombre o como mujer, donde el género se orienta más a la decisión de ser libre, abierto, expuesto a demostrar sus emociones, con sus altos y bajos de la vida. El género es una forma de pensar que no determina roles sociales, sino que asume una condición propia del ser, un paradigma de pensamiento que abre la diversidad. Es por ello que considero bastante estúpido que algunos piensen que el ser homosexual es un tercer sexo, un tercer género, de ser así entonces que lo expliquen en funciones biológicas, porque el homosexual hombre sigue teniendo pene, y la mujer vagina; el masculino sigue siendo hermético, y lo femenino abierto. No existe otra clase de persona.

 

Si pudiéramos entender la diferencia entre el género y el sexo, seguramente la discriminación homosexual no sería parte de una sociedad retrógrada, al contrario, se aceptaría al homosexual por su condición de SER y saber ser. Entonces las propuestas de ley en adopción por parejas homoparentales y los matrimonios homosexuales no serían ni siquiera noticia, al contrario, sería un garantía más de hombres y mujeres.

Poeta, Cuentista, Dramaturgo, Músico y Novelista.

Contacto

Facebook